DICCIONARIO DE ENFERMEDADES:
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

varices esofagicas sangrantes

Son venas hinchadas en las paredes de la parte inferior del esófago (el conducto que conecta la garganta con el estómago) que sangran.
Causas

La cicatrización (cirrosis) del hígado es la causa más común de várices esofágicas. Esta cicatrización reduce el flujo de sangre a través del hígado. Como resultado, hay más flujo de sangre a través de las venas del esófago.

Este flujo sanguíneo extra provoca que las venas en el esófago se ensanchen hacia afuera. Si estas venas se rompen, pueden sangrar de manera intensa.

Cualquier tipo de enfermedad hepática crónica puede provocar várices esofágicas.

Las várices también se pueden presentar en la parte superior del estómago.
Síntomas

Es posible que las personas con enfermedad hepática crónica y várices esofágicas no presenten ningún síntoma.

Si hay sólo una pequeña cantidad de sangrado, el único síntoma puede ser vetas oscuras o negras en las heces.

Si se presentan grandes cantidades de sangrado, los síntomas pueden abarcar:
Heces alquitranosas
Heces con sangre
Mareo
Palidez
Síntomas de enfermedad hepática crónica
Vómitos
Vómitos con sangre
Pruebas y exámenes

Examen físico:
Heces negras o con sangre en el examen rectal
Presión arterial baja
Frecuencia cardíaca rápida
Signos de enfermedad hepática crónica o cirrosis

Los exámenes para determinar de dónde procede el sangrado y detectar el sangrado activo abarcan:
Esofagogastroduodenoscopia (EGD, el uso de una cámara en una sonda flexible para examinar las vías digestivas altas)
Sonda a través de la nariz hasta el estómago (sonda nasogástrica) para buscar signos de sangrado

Algunos médicos recomiendan la EGD para pacientes que recibieron recientemente el diagnóstico de cirrosis de leve a moderada. Este examen detecta várices esofágicas y las trata antes de que haya sangrado.

      

Teléfonos en la Ciudad de México: (0155) 2235-8300, 6638-6391.