DICCIONARIO DE ENFERMEDADES:
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

raquitismo

Es un trastorno causado por una falta de vitamina D, calcio o fósforo. Este trastorno lleva a que se presente reblandecimiento y debilitamiento de los huesos.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La vitamina D ayuda al cuerpo a controlar apropiadamente los niveles de calcio y fósforo. Si los niveles sanguíneos de estos minerales se tornan demasiado bajos, el cuerpo puede producir hormonas que estimulen la liberación de calcio y fósforo de los huesos, lo cual lleva a que se presenten huesos débiles y blandos.

La vitamina D se absorbe de los alimentos o puede ser producida por la piel al exponerla a la luz solar. La falta de producción de vitamina D por parte de la piel puede ocurrir en personas que:
Viven en climas con poca exposición a la luz del sol
Tienen que permanecer en espacios cerrados
Trabajan en lugares cerrados durante las horas de luz

Es posible que uno no obtenga suficiente vitamina D de la dieta si:
Presenta intolerancia a la lactosa (tiene problemas para digerir productos lácteos)
No toma productos lácteos
Sigue una dieta vegetariana

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna también pueden desarrollar deficiencia de vitamina D, ya que esta leche no suministra la cantidad apropiada de dicha vitamina. Esto puede ser un problema particular para los niños de piel más oscura en los meses de invierno, cuando hay niveles de luz solar más bajos.

La ingesta insuficiente de calcio y fósforo en la dieta puede también llevar a que se presente raquitismo. El raquitismo como producto de una carencia dietética de estos minerales es poco frecuente en los países desarrollados porque el calcio y el fósforo se encuentran en la leche y en los vegetales de hoja verde.

Los genes pueden incrementar el riesgo de padecer raquitismo. El raquitismo hereditario es una forma de la enfermedad que se transmite de padres a hijos y ocurre cuando los riñones son incapaces de retener el mineral de fósforo. El raquitismo puede ser causado también por trastornos renales que involucran acidosis tubular renal.

Los trastornos que reducen la digestión o absorción de las grasas harán más difícil la absorción de la vitamina D en el organismo.

Ocasionalmente, el raquitismo puede presentarse en niños que tienen trastornos hepáticos o cuando no pueden convertir la vitamina D a su forma activa.

El raquitismo es muy poco frecuente en los Estados Unidos. Ocurre más probablemente en niños durante períodos de crecimiento rápido donde el cuerpo demanda niveles altos de calcio y fósforo. Se observa por lo general en niños de 6 a 24 meses de edad y no es común en recién nacidos.

Síntomas

Dolor o sensibilidad ósea
brazos
piernas
pelvis
columna
Deformidades dentales
retraso en la formación de los dientes
disminución del tono muscular (pérdida de la fuerza muscular)
defectos en la estructura de los dientes, perforaciones en el esmalte
aumento de caries en los dientes (caries dentales)
debilidad progresiva
Crecimiento deficiente
Aumento de las fracturas óseas
Calambres musculares
Baja estatura: adultos menos de 1,52 m (5 pies) de alto
Deformidades esqueléticas
cráneo asimétrico o de forma extraña
piernas arqueadas
protuberancias en la parrilla costal (rosario costal)
proyección del esternón hacia adelante (pecho de paloma)
deformidades pélvicas
deformidades de la columna (curvas anormales de la columna, incluyendo escoliosis o cifosis)

Signos y exámenes

Un examen físico revela sensibilidad o dolor en los huesos, más que en articulaciones o músculos.

Los siguientes exámenes pueden ayudar a diagnosticar el raquitismo:
Gasometría arterial
Exámenes de sangre ( calcio sérico)
Biopsia de hueso (se realiza con poca frecuencia)
Radiografías de los huesos
Fosfatasa alcalina sérica
Fósforo sérico

Otros exámenes y procedimientos comprenden los siguientes:
Isoenzima de la FA (fosfatasa alcalina)
Calcio (ionizado)
PTH
Calcio en orina

      

Teléfonos en la Ciudad de México: (0155) 2235-8300, 6638-6391.