DICCIONARIO DE ENFERMEDADES:
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

diabetes insipida nefrogena

La diabetes insípida nefrógena es un trastorno en el que los riñones producen un gran volumen de orina diluida al no responder a la hormona antidiurética y son incapaces de concentrar la orina.

Tanto en la diabetes insípida como en la diabetes mellitus (el tipo de diabetes más conocido), se excretan grandes cantidades de orina. Por lo demás, las dos formas de diabetes son muy diferentes.

Causas

Normalmente, los riñones modifican la concentración de orina de acuerdo con las necesidades del organismo. Los riñones realizan este ajuste dependiendo de la concentración de hormona antidiurética en la sangre. La hormona antidiurética, que es secretada por la hipófisis, da señales a los riñones para conservar el agua y concentrar la orina.

Hay dos tipos de diabetes insípida. En la diabetes insípida nefrógena, los riñones no responden a la hormona antidiurética, de modo que prosiguen excretando un gran volumen de orina diluida. En el otro tipo, la hipófisis no secreta hormona antidiurética.

La diabetes insípida nefrógena puede ser hereditaria. El gen que causa el trastorno es recesivo y se localiza en el cromosoma X, de manera que sólo los varones presentan síntomas. Sin embargo, las mujeres que son portadoras del gen pueden transmitir la enfermedad a sus hijos. Otras causas de diabetes insípida nefrógena son el uso de ciertos fármacos que pueden lesionar los riñones, como los antibióticos aminoglucósidos, la demeclociclina (otro antibiótico) y el litio, que se toma para los trastornos maniacodepresivos.

Síntomas y diagnóstico

Cuando la diabetes insípida nefrógena es hereditaria, los síntomas por lo general comienzan al poco tiempo del nacimiento. Consisten en sed excesiva (polidipsia) y la excreción de grandes cantidades de orina diluida (poliuria). Dado que los lactantes no pueden quejarse de sed, pueden sufrir una deshidratación grave. Pueden desarrollar una fiebre elevada acompañada de vómito y convulsiones.

Si la diabetes insípida nefrógena no se diagnostica y trata rápidamente, se puede lesionar el cerebro, dejando al lactante con un retraso mental permanente. Los episodios frecuentes de deshidratación también pueden retardar el desarrollo físico. Con un tratamiento adecuado, sin embargo, es probable que un lactante que padece este trastorno se desarrolle normalmente.

El médico sospecha diabetes insípida nefrógena basándose en los síntomas. Los exámenes complementarios revelan altas concentraciones de sodio en la sangre y una orina muy diluida. Por lo demás, la función renal parece normal. El diagnóstico se confirma probando la respuesta del riñón a la hormona antidiurética, utilizando la prueba de la sed (privación de agua).

      

Teléfonos en la Ciudad de México: (0155) 2235-8300, 6638-6391.