DICCIONARIO DE ENFERMEDADES:
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

la acidosis… la causa de las enfermedades

Falta de energía, la pérdida del ánimo o ganas de vivir, evidencias que el PH está ácido.

Muchas veces mantienes un dolor de cabeza, tu cara está muy pálida y tus ojos lacrimosos, en otras ocasiones tus dientes están sumamente sensibles y tus encías inflamadas, estómago inflamado, ácidez o por dolor, problemas intestinales ácidos, con tenencia diarreica o tu orina es ácida, uñas delgadas ó cabello sin brillo, dolor en articulaciones ó padeces de neuralgia, insomnio ó neuritis.

Tu alimentación consiste en elementos ácidos o acidificantes como son proteínas, cereales y azúcares, en cambio alimentos bases como las verduras se consumen en cantidades menores, el consumo de estimulantes como el tabaco, el café, el té y el alcohol han alcanzado proporciones enormes y producen un efecto acidificante sobre el organismo, el estrés, el nerviosismo, la prisa, la falta de tiempo, etc. contribuyen a acidificar el organismo condicionando desarreglos y perturbaciones metabólicas provocando vejez prematura.

¿Cómo afecta la acidez a nuestro organismo?

Cuando el organismo se acidifica, se pueden facilitar enfermedades de las siguientes maneras, el cuerpo funciona inadecuadamente. Al bajar el PH a menos de 7 se produce un coma y puede ocasionar la muerte.

La agresión ácida a los diferentes tejidos, puede provocar en el caso de las articulaciones dolor (artritis), en los nervios (neuritis) y en los intestinos (enteritis, colitis, etc.). Una infección puede fácilmente sobre añadirse a los trastornos ya mencionados, dado que las lesiones de las mucosas permiten a los microorganismos penetrar fácilmente en los tejidos, ya que generalmente por la acción ácida puede encontrarse disminuida la acción de el sistema inmune favoreciendo la colonización microbiana o viral.

La persona que se acidifica se desmineraliza inevitablemente, ya que el cuerpo debe ceder los minerales básicos para neutralizar los ácidos, esta desmineralización puede afectar a cualquier órgano, pues los minerales básicos se encuentran en todos los tejidos.

Los problemas más conocidos implican al sistema (musculo esquelético), así como a los dientes, Los huesos se descalifican pierden su resistencia y su flexibilidad, tanto que se pueden fracturar con facilidad, perdiendo masa ósea (osteoporosis), inflamación a nivel de las articulaciones, fractura a nivel de los cuerpos vertebrales que pueden causar compresión nerviosa (ciática), a nivel de los dientes éstos se pueden volver frágiles y quebradizos al desmineralizarse, sensibilidad a los alimentos fríos o calientes, desarrollando caries con facilidad.

También la desmineralización debilita el cabello, condicionando pérdida en su brillo y caída en abundancia, las uñas se doblan y se fracturan, la piel se reseca o se cuartea, las encías se deforman se vuelven sensibles y sangran (piorrea).

Síntomas:

Estado general: Falta de energía, disminución de la temperatura corporal, degradación cálcica y tendencia a las infecciones.
Estado psíquico: Pérdida del ánimo, del impulso y de ganas de vivir, tristeza y nerviosismo.
Cabeza: Gran palidez, dolor de cabeza, ojos lacrimosos y sensibles.
Boca: Saliva ácida, abrasión de los dientes, encías inflamadas, fisuras en las comisuras de los labios e infecciones.
Dientes: Sensibilidad, irritación y rotura de los dientes.
Estómago: Acidez y dolores estomacales.
Intestinos: Desarreglos intestinales, ardor rectal, inflamación, tendencia diarreica, calambres y dolores abdominales.
Riñones y vejiga: Orina ácida, irritación y ardor vesical, uretral y cálculos.
Vías respiratorias: Alergias, nariz, sensibilidad al frío, anginas, sinusitis, laringitis, rinitis y cornetes.
Piel: Sudor ácido, piel seca o enrojecida, irritación en las regiones de sudoración, fisuras y grietas entre los dedos.
Uñas y cabello: Uñas quebradizas, el cabello pierde su brillo y orsuela.
Músculos: Calambres y espasmos en las piernas, tendencia a la pasmofilia, lumbago, tortícolis, dolor en los músculos de nuca y espalda.
Sistema óseo y articular: Desmineralización y descalificación del esqueleto, crujido de las articulaciones y hundimiento de las vértebras.
Sistema circulatorio: Hipertensión, mala circulación, anemia, hemorragias, taquicardia, formación de placa y varices.
Glándulas Endócrinas: Agotamiento e hipofunción de las glándulas en general, salvo de la tiroides que tiene tendencia a acelerarse.
Órganos genitales: Inflamación de las vías genitales debido a los ácidos e infecciones y flujo blanco.
Sistema nervioso: Sensibilidad aumentada al dolor en general, neuralgia tenaz o migratoria, insomnio y neuritis.

El equilibrio ácido-básico también es influenciado por la manera de vivir, en el curso de la jornada durante los descansos, en el lugar de trabajo, etc.

Tabla de los modos de vida acidificantes

VIDA SENDENTARIA
– Prefiere utilizar el ascensor
– Se desplaza con un vehículo aún en tramos pequeños
– Vive mucho en interiores

ESTRES
– Vida agitada, no le da tregua al descanso
– No duerme lo suficiente
– Sueño agitado e insomnio
– Fumador
– Negativo
– Tendencia colérica e irritable
– Agresivo(a) y envidioso(a).

Lista de alimentos acidificantes

– Carnes, aves, salchichonería y extractos de carne
– Clara de huevo
– Quesos (los quesos fuertes son más ácidos que los suaves)
– Cuerpos grasos animales (manteca de cerdo, sebo)
– Las grasas vegetales, sobre todo cacahuate, y los aceites refinados o hidrogenados (margarina)
– Los cereales no integrales trigo como el pan, las pastas y las hojuelas
– Las legumbres, cacahuate, soya, alubias y habas
– El azúcar blanca
– Los dulces, pasteles, chocolates, bombones, etc.
– Los frutos oleaginosos como nuez, avellana, cacahuate, etc.
– Las bebidas industriales azucaradas con alta furctuosa como jugos, refrescos envasados, café, té, el cacao y el vino.

Lista de alimentos ácidos

– Suero lácteo como yogurth, cuajada, jocoque y queso blanco
– Fruta no madura
– Verduras lacto-fermentadas (col agria y pepinillos)
– Jugo de frutas envasados
– Miel de maple
– Vinagre

      

Teléfonos en la Ciudad de México: (0155) 2235-8300, 6638-6391.