DICCIONARIO DE ENFERMEDADES:
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

disfagia

Un individuo puede tener dificultades para pasar la comida desde la parte alta de la garganta hacia el esófago como consecuencia de trastornos que afectan a la garganta. El problema se presenta con mayor frecuencia en quienes padecen trastornos de la musculatura voluntaria (esquelética) o de los nervios que la sirven. Ejemplos de esto son la dermatomiositis, la miastenia grave, la distrofia muscular, la poliomielitis y la parálisis seudobulbar, así como trastornos del cerebro y de la médula espinal, como por ejemplo la enfermedad de Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de Lou Gehrig). Una persona que ingiera fenotiacinas (un fármaco antipsicótico) puede presentar dificultades para tragar porque dicho fármaco puede afectar a los músculos de la garganta. Cuando cualquiera de estos trastornos causa dificultad para la deglución, la persona a menudo regurgita los alimentos, a través de la parte posterior de la nariz, o los aspira por la tráquea, desencadenando una crisis de tos.

En la incoordinación cricofaríngea, el esfínter esofágico superior (músculo cricofaríngeo) permanece cerrado o se abre de una forma no coordinada. Si el esfínter funciona anormalmente puede permitir que los alimentos penetren repetidamente en la tráquea y los pulmones, lo que puede conducir a una enfermedad crónica del pulmón. El cirujano corrige el problema cortando el esfínter de tal modo que permanezca relajado de forma constante. Si este trastorno no se trata, puede conducir a la formación de un divertículo, un saco que se origina cuando el revestimiento del esófago empuja hacia fuera y hacia atrás a través del músculo cricofaríngeo.

      

Teléfonos en la Ciudad de México: (0155) 2235-8300, 6638-6391.